Fundación de Prevención Social

  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size

Psicosis Tóxica

E-mail Print PDF
Diario Perfil      http://www.diarioperfil.com.ar/edimp/0453/articulo.php?art=20603&ed=0453

salud / abuso de sustancias

Psicosis tóxica: afecta al 60% de los adictos a la cocaína

Según los expertos, el consumo sostenido de la droga genera un cuadro psiquiátrico que incluye alucinaciones y agresividad. Cómo se trata.

Por Florencia Ballarino

“Lucas Rebolini ingresó con una psicosis tóxica y en esas circunstancias no hay posibilidad de diálogo, convencimiento ni intercambio”, se excusó ayer Angélica Martín, subdirectora del Hospital Fernández de la Ciudad de Buenos Aires, tras la confirmación de que el hijo de los actores Antonio Grimau y Leonor Manso había escapado de ese centro asistencial cuatro días antes de su fallecimiento por un paro cardiorrespiratorio.

¿Qué es una psicosis tóxica y por qué se llega a desarrollar ese estado? Los expertos consultados por PERFIL aseguraron que se trata de un grave cuadro psiquiátrico provocado por el abuso sostenido de la cocaína y que se caracteriza por la presentación de ideas delirantes, alucinaciones y comportamiento agresivo. Aunque en la Argentina no hay estadísticas, un estudio de la Sociedad Española de Toxicomanías indicó que el 60% de los pacientes que consumen cocaína durante tres o cuatro años padece en algún momento un episodio de psicosis tóxica y, entre ellos, el 10% presenta un cuadro muy grave. Este dato coincide con investigaciones similares en los EE.UU.

“La cocaína genera un estado de paranoia, va agotando los sistemas de amortiguación del organismo. La persona se vuelve agresiva y empieza a vivir situaciones violentas. Como suele ocasionar microinfartos en la región frontal del cerebro, la zona donde está la capacidad de poner freno a las acciones, el consumidor actúa sin temer las consecuencias, pierde la capacidad de funcionar como humano y se vuelve un hombre del Neardenthal”, graficó Eduardo Kalina, psiquiatra especializado en adicciones y director del Brain Medical Center. Según la subdirectora del Hospital Fernández, para poder contener a Lucas “hubiera sido necesaria la fuerza de cinco hombres grandes, llevarlo al plano horizontal y, a partir de allí, empezar a medicarlo”.

 

Riesgos. La cocaína es una de las sustancias adictivas de la que más se abusa y que presenta mayor peligro. Esta asociada no sólo a trastornos de la conducta muy importantes, sino también a graves problemas de salud, como irregularidad del ritmo cardíaco, infarto, falla respiratoria, apoplejía y convulsiones (ver recuadro).

“La cocaína es veneno para el sistema nervioso”, sostuvo Kalina. “La acción inmediata es la excitación y la euforia, lo que llamo el ‘síndrome Popeye’, pero luego viene un período de agotamiento y cansancio físico que, con el tiempo, se puede transformar en una depresión grave”, agregó.

Según el Observatorio Argentino de Drogas, el consumo de cocaína presenta una tendencia creciente desde 2005, en especial en los jóvenes. La última encuesta del organismo arrojó que durante 2007 había consumido esta droga el 2,6% de la población de entre 12 y 65 años (unas 500 mil personas). “Si al abuso de cocaína se suma la ingesta de alcohol, eso provoca en el hígado la formación de un compuesto denominado cocaetileno, que incrementa el efecto euforizante de la cocaína, así como también los efectos tóxicos a nivel cardiovascular y psíquico”, advirtió el médico psiquiatra Wilbur Ricardo Grimson, ex director del Sedronar y presidente de la Fundación de Prevención Social.

¿Cómo se trata a un paciente que llega a la emergencia con un cuadro de psicosis tóxica? Los especialistas coinciden en que entre 24 y 48 horas después, cuando bajan los efectos de la droga, los síntomas psiquiátricos también disminuyen. “Si el brote fue leve, tras la desintoxicación, se lo puede tratar de forma ambulatoria. En el caso de ser más severo, se lo interna para estudiar su personalidad, si necesita medicación y ver cómo se lo reeduca”, explicó Grimson. Pero, para el experto, el principal problema es que hoy en los hospitales no hay camas disponibles para internaciones psiquiátricas. “Además, los médicos no están entrenados para diferenciar un cuadro psicótico derivado de una intoxicación por drogas de un cuadro por esquizofrenia”, alertó Grimson.

En el caso de Lucas Rebolini, todavía falta determinar si fue la cocaína lo que lo mató.

 

También, muerte súbita

Además de graves efectos psiquiátricos, la cocaína también es la causa principal de problemas cardíacos en los jóvenes.

Según un trabajo de la Sociedad Española de Patología Forense en el European Heart Journal, el 3% de las muertes súbitas en personas entre 15 y 34 años se debe al consumo de esta droga. “La cocaína trabaja directamente sobre las arterias, dañando el endotelio (la pared interna) y favoreciendo el desarrollo de depósitos de grasa que obstruyen el paso de la sangre. Por eso para los consumidores de cocaína, el riesgo de arritmias e infarto es permanente”, explicó el psiquiatra Eduardo Kalina. Y recordó el caso de Len Bias, beisbolista de la Universidad de Maryland, que en 1986 era visto como la nueva estrella de la NBA. Fue a una fiesta para celebrar su ingreso al Boston Celtics y falleció tras consumir cocaína. “Debía de tener una miocardiopatía y el efecto vasoconstrictor de la cocaína le provocó la muerte”, sostuvo.

Last Updated on Sunday, 21 March 2010 02:39